Crean implante de microchip que permite pagar con la mano

La firma polaca Walletmor convirtió en realidad lo que hasta ahora suponíamos que era cosa de las películas de ciencia ficción, pues finalmente han logrado fabricar un microchip que permite pagar con la mano.

Esto gracias a un implante que tiene un peso menor a un gramo y del tamaño un poco más grande que un grano de arroz, el cuál contiene un microchip y una antena cubiertas por biopolímeros de origen natural. 

“El implante se puede usar para pagar una bebida en la playa de Río, un café en Nueva York, un corte de cabello en París, o en su supermercado local”, dice el fundador y director ejecutivo Wojtek Paprota. “Se puede usar en cualquier lugar donde se acepten pagos sin contacto”.

El microchip ya se ha vendido a más de 500 personas hasta el momento y cuenta con todos los permisos necesarios para su funcionamiento. Además es completamente seguro y se mantiene en el lugar implantado sin moverse. La tecnología utilizada para este desarrollo está basada en la Near-Field Communication, o conexión de proximidad, es decir, un sistema de pago sin contacto igual a la de los teléfonos inteligentes.

Cabe recordar que la primera vez en la historia que alguien utilizó un implante similar para realizar pagos fue en 1998.