Entre dolor, tristeza e impotencia, se encuentra la madre de la pequeña Astrick Orozco, una niña de 7 años que murió tras consumir cocaína creyendo que era bicarbonato, hecho ocurrido en la ciudad de Valledupar.

Todo comienza porque la niña presentó un dolor de estómago, razón por la que su madre recurriendo al milenario remedio casero, la envió a la tienda para comprar bicarbonato y limón y así hacerle una toma.

En efecto, la niña lo hizo y al llegar a su casa su madre le preparó el remedio, y una vez lo consumió, comenzó a convulsionar, por lo que la llevó de inmediato al hospital, no sin antes probar lo que creía que era bicarbonato para ver si estaba adulterado, y allí se topó con la sorpresa de que le durmió la boca.

“Me dio por probarlo, cuando yo me eché poquito en el dedito, lo probé en la lengua y eso de una vez me durmió la lengua”, explicó la mujer.

La menor pasó seis días internada hasta que finalmente murió por la intoxicación generalizada que le causó el estupefaciente.

Sobre la tienda en donde la niña adquirió la presunta cocaína, se conoció que fue allanada por el CTI y se está investigando el caso para establecer responsabilidades.