El corregimiento Isabel López de Sabanalarga-Atlántico fue noticia nacional la semana pasada, pues un grupo de creyentes congregados en la iglesia Berea, aseguraba -influenciados por el pastor- que el día 28 de enero se daría la venida de Jesucristo y que todos dejarían el plano terrenal para ingresar a la nueva Jerusalén. 

La información sobre el hecho corrió por todo el país, pues los 17 integrantes del grupo se confinaron en una casa para hacer ayunos prolongados y esperar unidos la tan esperada fecha, pero lo que poco se supo, es que el pastor persuadiendolos con la premisa de que partirían sin nada material, los convenció de que vendieran todas sus propiedades y le entregasen todo el dinero  a él. 

Para sorpresa y desgracia de todos, la fecha llegó y Jesús no vino (o al menos no como ellos esperaban), mientras que el pastor, un hombre identificado como Gabriel Ferrer, sí desapareció con todo el dinero en sus bolsillos, dejándolos en la ruina, en la calle y sin trabajo, pues ellos habían renunciado. 

Los creyentes se han mostrado indignados por lo que está ocurriendo y ya recurrieron a la Fiscalía para que se investigue a este hombre y de con su paradero, de manera que les responda con la mayor prontitud posible.