Carlos Caicedo, gobernador del Magdalena, y Julian Quintana, abogado.

Ante la Fiscalía General de la Nación presentó el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, una denuncia penal contra el abogado al servicio de los clanes políticos Cotes y Diazgranados -y quien ahora se hace llamar apoderado de las familias de las víctimas del paramilitarismo en la Universidad del Magdalena-, Julián Quintana, quien sigue lanzando constantes calumnias contra el mandatario departamental.

Los señalamientos injuriosos de este abogado, investigado por varios presuntos actos delictivos, se han hecho a través de sus redes sociales y la prensa privada.

En ellos, Quintana insiste en afirmar que Caicedo fue el determinador de los asesinatos de dos estudiantes y un funcionario de la Universidad del Magdalena, cuando este se desempeñaba como rector de ese centro educativo. No deja de ser llamativo la obstinación del jurista en estas aseveraciones, pues él, más que nadie, sabe que los autores intelectuales de dichos crímenes han aceptado su responsabilidad en los mismos, y que el Clan Cotes pagó falsos testigos para inculpar a Caicedo en ellos, tal como lo confesó el exparamilitar Adán Rojas Mendoza.

Una obstinación que, sin duda, y teniendo en cuenta la animadversión que expele Quintana hacia Caicedo, no obedece a una búsqueda genuina de Justicia sino a oscuras motivaciones e intereses, toda vez que este abogado es un fuerte aliado de la vieja y corrupta politiquería, enemiga natural del proyecto democrático y progresista de “Magdalena Renace” en cabeza del líder de Fuerza Ciudadana.

“Quintana, conociendo el estado del proceso y el alcance de las declaraciones de los Rojas, optó de manera voluntaria y sin ningún tipo de justificación por la falsa e infundada idea que existió un nuevo señalamiento en mi contra. La anterior malversación tuvo lugar con el contubernio del equipo periodístico de Radio Galeón, cuando desarrollaron una serie de interrogantes al hoy denunciado en las cuales se tomaba por cierto el contenido de su tweed, dotándolos de sentido al asociar la intención de confesión de los Rojas con el mensaje de que señalaron (nuevamente) mi participación en los hechos como determinador, cuando esto es totalmente falso dado a que hasta la fecha no se conoce cuál será el alcance de su confesión y lo único vigente es su retractación donde denuncian que fueron objeto de soborno por parte de los abogados del Clan Cotes”, precisó Caicedo en la denuncia.

Tras dicha inconsistencia de Quintana, el abogado podría pagar de 16 a 72 meses de prisión y una multa de hasta 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes, cuyas penas se podrían aumentar tras hacer una divulgación masiva de semejante acusación a través de un medio de comunicación.

Lo único que la ciudadanía espera es total transparencia de los órganos jurisdiccionales en esta nueva batalla que libra Carlos Caicedo Omar, pues la verdad y la honestidad siempre lo han acompañado.

DENUNCIA