Por: J.J. Rubiano

Una sentencia emitida por el Juzgado Séptimo Civil Municipal de Cartagena, ordenó declarar la nulidad absoluta del contrato de promesa de compraventa suscrito el 14 de septiembre 2016, celebrado entre el señor Jorge Pineda Guerra, en calidad de promitente comprador y la Promotora Calle 47 S.A.S, constructora de Aquarela, como promitente vendedor.

En la sentencia de la juez Rocío Rodríguez Uribe, se lee; “Una vez suspenden las obras en 2017, nosotros tratamos de buscar alternativas para lograr la devolución de la cuota inicial. Sin embargo, la respuesta de la constructora era evasiva, manifestando que debía esperarse que se culminára el proceso de la suspensión, la acción popular y hasta la misma acción penal que se surte en la Fiscalía”, explicó Daniel Monterroza, abogado defensor del comprador de uno de los apartamentos.

“Frente a eso, nosotros lo que hicimos fue hacer un estudio jurídico de la promesa de compraventa firmada por el señor Jorge Pineda. Lo que verificamos en el parágrafo del artículo noveno de la cláusula es que tal como estaba redactado pues se iba a estar en la indeterminación de no saber cuándo se iba a firmar la escritura de compraventa, y pues posteriormente la entrega del inmueble, entonces no se puede estar sujeto indefinidamente a un contrato de promesa”, manifestó.

La sentencia señala, “Se condena a Promotora Calle 47 S.A.S y a Alianza Fiduciaria, como vocera del Fideicomiso Aquarela, al pago de $24.256.421 a favor del señor Jorge Pineda Guerra, la cual se encuentra debidamente indexada. El no pago de esta suma de dinero de los 10 días siguientes a esta sentencia, dará lugar al cobro de intereses de mora”, dice un aparte del fallo.

“La especialidad y lo beneficioso de este proceso es que es de única instancia, es decir, que la decisión que tomó la juez no admite ningún recurso”, aclaró el abogado.

Con este fallo la empresa se verá abocada a una serie de demandas por parte de los demás compradores de la edificación que muy pronto será demolida.