Tras los señalamientos que recaen en favor y en contra del sistema de justicia colombiano por el caso del expresidente Álvaro Uribe, investigado por los delitos de presunto soborno a testigos y fraude procesal, las Cortes del país se pronunciaron este lunes, 3 de agosto, pidiendo respeto y haciendo un llamado a confiar en la acción de los jueces.

A través de un comunicado firmado por Jorge Luis Quiroz Alemán, presidente de la Corte Suprema de Justicia; Álvaro Namén, presidente del Consejo de Estado; Patricia Linares Prieto, presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz; y Alberto Rojas Ríos, magistrado y presidente de la Corte Constitucional, expresaron que «la vigencia y solidez de las democracias modernas están sometidas por la garantía de una justicia autónoma e independiente, impartida por funcionarios judiciales obligados a tomar decisiones basadas en la Constitución Política y las leyes creadas por el Poder Legislativo y sancionadas por el Ejecutivo».

En otra parte del comunicado señalan: «En la democracia colombiana, la justicia se rige por el orden jurídico. Por eso, no solo los ciudadanos y los funcionarios de todo orden y jerarquía, sino las instituciones y quienes las representan tienen el deber de salvaguardar la integridad de la decisiones judiciales».