Una verdadera preocupación viven los ciudadanos, debido al peligro víal al que están expuestos por el incumplimiento en una obra de primera necesidad como lo es el puente del Arroyo Guayacán, ubicado en la vía a Ciénaga de Oro, en el municipio de Chimá.

A pesar de que el dinero fue destinado, según alega un denunciante, por más de 102 mil millones de pesos, solo construyeron una parte del tramo y dejaron la edificación vieja.

El peligro allí está latente, debido a la manera en cómo dejaron el tramo: a través de un materia audiovisual se observa en parte elevada la nueva obra, mientras que a un costado dejaron la vía vieja que está totalmente destruida.

Con tanta plata que llegó para ese proyecto ni siquiera voltearon la mirada para el área vieja que está completamente envuelta en la oxidación, pavimentación en ruinas y montañas de monte y basuras.

Ante este escenario, se le pregunta al gobernador de Córdoba, Orlando Benítez Mora; y a la alcaldesa de Ciénaga de Oro, Ana Luz Bedoya, lo siguiente: ¿Son ustedes patrocinadores de la corrupción? ¿En dónde está el dinero que debió ser usado para hacer un puente completo?

Se espera una respuesta de los gobernantes, quienes deben darle la cara al pueblo ante estas injusticias y más aún en este proyecto que está a medias y poniendo en riesgo la vida de mototaxistas y cualquier conductor que transmite por ese lugar.