Vi’a principal de Tierralta,

Tensión entre los habitantes de Tierralta se ha generado desde la noche de este martes, 12 de mayo, toda vez que tres autobuses procedentes de la ciudad de Barranquilla, llegaron al municipio con al menos 60 pasajeros a bordo del sector de la construcción, a fin de reactivar un obra de construcción.

Ante este escenario, un grupo de residentes se abocaron al punto de control del sector Los Morales a fin de impedir el ingreso de las unidades a su territorio, primero para prevenir el riesgo de contagio de la COVID-19, y segundo para defender el valor de la mano de obra con sello con local.

La Piragua sostuvo un contacto telefónico con el alcalde (e) Eduardo José Tous, y este afirmó que ni los autobuses, ni las personas que viajan dentro, ingresarán a Tierralta, por lo que pidió a la comunidad que conserve la calma y retornen a sus casas a seguir cumpliendo con el aislamiento preventivo obligatorio.

Tous sentenció que los ciudadanos oriundos de la capital del Atlántico deberán volver a su punto de partida, ya que la obra, que corresponde a la culminación del barrio Magola Gómez, no se reactivará con ellos, porque además no se ha verificado que cumpla con los protocolos de bioseguridad establecidos desde el Gobierno nacional.

El mandatario destacó que la contratación de esta obra no está a cargo de la Alcaldía, pero aseguró que garantizará que la mano de obra local sea tomada en cuenta y priorizada para su continuación.