La sala disciplinaria de la procuraduría General de la nación revocó el fallo proferido por la Procuraduría delegada para asuntos civiles y laborales, donde le habían terminado y archivado un proceso en contra de Marcos Daniel Pineda García.

Los argumentos esgrimidos en el recurso de apelación le dieron luces a la sala disciplinaria de la procuraduría General de la Nación, para creer que el Exalcalde pudo cometer graves faltas disciplinarias.
Resulta que en 2016, Marcos celebró el convenio No. 025, con la Asociación de ligas de Ligas Deportivas de Córdoba, mediante el cual le entregó 600 millones de pesos para que lo repartiera entre las ligas deportivas de manera caprichosa.

Este convenio se celebró sin tener en cuenta que la Asociación de ligas de Ligas Deportivas de Córdoba no cumplía con la documentación requerida para tal fin, no tenía personería jurídica, no tenía reconocimiento deportivo, sus dignatarios ocupaban cargos de elección en otros órganos deportivos y además no contaba con el mínimo de socios para poder funcionar.

En la Ejecución del convenio 025 de 2016, se le entregaron recursos a Ligas deportivas con Personerías Jurídicas vencidas como sucedió con la liga de deportistas Discapacitados Físicos de Córdoba, y a particulares que no pertenecían al sistema general del deporte como sucedió con SINUBOX.
La Procuraduría delegada para asuntos civiles y laborales, emitió auto de evaluación de indagación y archivo definitivo el 19 de octubre de 2020, en favor de Marcos Pineda García, con fundamento en los siguientes argumentos:

Consideró que se configuraba la aplicación del principio de non bis in ídem, por existir identidad de objeto pues el proceso radicado IUS-E-2017598137/IUC – D- 2017 – 9699764, tenía las mismas pretensiones que el proceso radicado 2019-382474/IUS-2019 -1342224, trata de los mismos hechos, las irregularidades relacionadas con la celebración y ejecución del convenio 025 de 2016, también existe identidad en el sujeto investigado.

La defensa señaló que al no ser posible juzgar a una persona dos veces por los mismos hechos, en aplicación al principio de ejecutoriedad consagrado en el Artículo 11 de la Ley 734 de 2002, lo procedente era dar por terminada la actuación disciplinaria y a su archivo definitivo, con fundamento a los Artículos 73 y 164 ibídem.

Mediante escrito interpongo recurso de apelación contra la decisión de archivo y cierre definitivo emitida por la Procuraduría Delegada para Asuntos Civiles y Laborales el día 19 de octubre de 2020 najo los siguientes argumentos:

La Procuraduría Delegada para Asuntos Civiles y Laborales, no tuvo en cuenta que particulares que recibieron recursos del municipio de Montería, con la anuencia del Exalcalde Marcos Pineda García, no tenían vínculos con el Sistema General del Deporte, como ocurrió con SINUBOX; Nunca se explicó cómo pudo girarle recursos a la Liga de Discapacitados de Córdoba, cuando su presidente ya había fallecido; no se investigó cómo un ente municipal podía financiar económicamente a uno departamental, permitiendo que los recursos del municipio se invirtieran fuera de él, La Ley General del Deporte, Ley 181 de 1995, dispone que las Ligas Deportivas son del orden departamental.

No se tuvo en cuenta que el exalcalde utilizó la Asociación de Ligas Deportivas de Córdoba, para sacar 600 millones de pesos para luego repartirlos sin ningún control ni seguimiento; tampoco tuvo en cuenta la legalidad de la Asociación de Ligas Deportivas de Córdoba.