Obedeciendo al incremento en la ocupación de camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en Córdoba, este lunes la Secretaría de Salud departamental declaró la alerta roja en todo el departamento, en donde la pandemia por la COVID-19 ya deja 1.139 casos y 88 muertos.

El secretario de la mencionada cartera, Wlater Gómez, explicó junto al gobernador Orlando Benítez, cuales son los alcalces que tiene esta declaratoria, la cual se hizo de forma paralela con el anuncio de algunas modificaciones en la medidas sanitarias.

Gómez indicó que pese al esfuerzo que ha hecho la administración por contener la expansión del virus, los casos se han ido incrementando y por ende la demanda de servicios hospitalarios.

Manifestó que a partir de ahora el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), manejará todo lo relacionado con la capacidad tanto en camas UCI, como en las de cuidados intermedios, y hospitalarias.

Asimismo se articularán acciones entre EPS e IPS para mantener un monitoreo constante sobre el comportamiento de las camas. Entre otras cosas, se suspenden o reprograman los procedimientos de baja complejidad, al igual que las cirugías programadas.

El secretario precisó que estas acciones se toman a fin de garantizarle a cada cordobés una atención médica de calidad y todo lo que ella implica, en el momento que así la requiera, lo que además permitirá disminuir la tasa de mortalidad.