El consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación Emilio Archila entregó hoy una nueva obra de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, en zona rural de Tierralta, Córdoba.

Se trata de una vía terciaria que une a Reboliático y Cadillo, en beneficio de más de 20 mil personas de 16 veredas del corregimiento de Batata y San Felipe de Cadillo, habitadas por familias víctima de violencia y desplazamiento en el pasado.

“Todo es fruto de la voluntad de las comunidades, la planeación y el esfuerzo del gobierno para cumplir. Los niños y jóvenes disfrutarán de todo el esfuerzo de los mayores”, señaló Archila a un  grupo de habitantes que cumpliendo los protocolos de bioprotección, asistió a la entrega de esta importante obra para su movilidad.

Con una inversión de 5.098 millones de pesos,  el gobierno del presidente Iván Duque entregó esta placa huella de 2.8 kilómetros de longitud que habían reclamado de tiempo atrás las comunidades de la zona rural de Tierralta, en el departamento de Córdoba y que hace parte de la implementación de la política de Paz con Legalidad.

Los dos tramos comprometidos en la obra son la vía que del corregimiento de Callejas conduce al corregimiento de Batatas en el cerro de Reboliático y la vía de acceso al centro poblado del corregimiento de Cadillo. Esta zona, ubicada en un sector donde se ejecutan los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, ha recobrado la tranquilidad, y según las autoridades hace 11 años no se ha registrado un homicidio en esta región.

“Esta obra responde a lo que las comunidades de esta región habían priorizado en la formulación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET.   Con las autoridades locales y regionales nos articulamos para hacer una planeación seria y ordenada para después focalizar los recursos; y los conseguimos a través de  las regalías por explotación de hidrocarburos que fueron canalizados en el OCAD PAZ», reveló Archila.

Con la construcción de esta vía rural se supera la dificultad en la intercomunicación terrestre de la población rural del municipio, debido a que las vías se encontraban en mal estado. Esta situación generaba aumento de los tiempos de viaje y baja producción de productos en Tierralta, lo que tenía como efecto el pobre desarrollo socio- económico de la zona.

La apertura de este corredor vial mejorará la productividad de la zona, en especial en la cadena de cacao y el acceso oportuno a servicios médicos, la asistencia de estudiantes a los centros de enseñanza y la estabilización en los costos de transporte de carga y pasajeros.