Por: J. J. Rubiano

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia avaló el material de prueba aportado por la Fiscalía General de la Nación y dejó en firme la condena de nueve años y seis meses de prisión contra el juez promiscuo de Momil, Córdoba, Gustavo Jaime Padilla Martínez, quien falló varias tutelas que ordenaron reconocimientos pensionales y prestacionales a extrabajadores de Telecom que no cumplían los requisitos de ley.

En ese sentido, fue declarado responsable de los delitos de prevaricato por acción y peculado por apropiación en favor de terceros. El procesado deberá cumplir la sentencia en centro carcelario, por lo que se activó una orden de captura para hacer efectiva esta disposición.

Durante la etapa de juicio, la Fiscalía demostró que el entonces juez, en 2009, amparó el derecho al mínimo vital de 19 exfuncionarias de la liquidada Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Telecom, y, mediante tutela, señaló que debían ser incluidas en el Plan de Pensión Anticipada.

Es así que, a los accionantes, muchos de ellos de otras poblaciones y regiones, les pagaron mesadas atrasadas con un retroactivo de seis años y otros conceptos prestacionales a los que no podían acceder. Esta actuación representó una indebida apropiación de recursos del Estado por $196’415.845.

Por estos mismos hechos fue condenada a 76 meses de prisión, por allanamiento de cargos, la también juez Promiscuo de Familia del Circuito de Lorica, Córdoba, Blanca Rosa Ramos Correa, quien, en segunda instancia, el 27 de noviembre de 2009, confirmó las tutelas falladas por Gustavo Jaime Padilla Martínez.