La candidata a la Gobernación, Maria Milene Andrade, quien se define a sí misma como una aspirante opositora de la clase política tradicional, visitó el Bloque Informativo del diario La Piragua, a fin de enviar un mensaje a los cordobeses cuando faltan escasos días para las elecciones regionales y, además, para contar cómo se ha desarrollado su contienda electoral.

Andrade, quien está avalada por el partido Colombia Justa Libres, mantiene su posición de ejercer una “política diferente”, distintas a la que ejercen las grandes maquinarias, y afirma que es ella quien se hará con el cargo más importante del departamento, pues –a su juicio- es su manera de gobernar la que necesitan los cordobeses.

“Salimos las mujeres, empoderadas de verdad y sin miedo, a defender al pueblo, a defender a los jóvenes, ya los pobres quedaron claros, la clase política no sale a defenderlos”, sentenció la candidata.

Andrade asegura que su historia es “innegociable” y que su nombre “no tiene precio”, por lo que no aspira al cargo con vanidad, pues lo que defiende son causas. “Yo no tengo precio, como no tiene precio ningún cordobés, yo voy hasta el final porque soy una mujer de estructura y de carácter, explicó la aspirante, al resaltar que no se deja intimidar por el dinero o poder de un tercero.

Sobre los señalamientos que ha hecho contra las campañas adversas a la suya, la candidata destacó que no ha utilizado el adjetivo de “corrupto” para ninguna de sus adversarios, sino que se ha referido a lo que ellos representan, “a sus esquinas” que han sido protagonistas de hechos que han golpeado al departamento. “Yo solo estoy llamando las cosas por su nombre”, puntualizó.

“Lo evidente no se prueba, lo evidente es; hay unos que quieren taparse la nariz, mirar a los lados… hay unas conversaciones que son, punto, el que quiera desconocerlas, hacerse el loco, engañarse a sí mismo… eso no necesita pruebas, eso existe”, sentenció con relación a las declaraciones del candidato a la Alcaldía de Montería, Yasser Alvear, hechas en la W Radio, en las que involucró a Carlos Gómez, candidato a la Gobernación, con el ex gobernador procesado y condenado por corrupción, Alejandro Lyons.

Entre otras cosas, María Milene Andrade sostiene que ella es la esperanza de los campesinos de Córdoba, por lo que tiene como propósito fortalecer el campo, revivir y potenciar las Unidades Municipales de Asistencia Técnica Agropecuaria, de manera que se pueda potenciar la economía agrícola local.

Por otra parte, y en lo que a las encuestas se refiere, la aspirante señaló que no cree en ellas en lo absoluto, pues considera que “las gana quien las paga” y en este mismo orden de ideas habló de que le ha resultado difícil enfrentar la política siendo mujer. “Hay una campaña que ha sido más benevolente, más decente conmigo, pero me han querido estrellar, desconocer, todo un trabajo, y a los dos candidatos no les interesa mostrar que hay persona, que hay una mujer que no ha gastado tanta plata, que le quita la ceguera al pueblo y que sigue caminando porque quiere defender al pueblo y, entonces, me han pretendido desconocer en los resultado de unas encuestas, la encuesta es la calle, lo mío es un voto silencioso”.

Finalmente, la candidata envió un mensaje a los cordobeses a quienes dijo que los próximos cuatro años serán los propicios para “redireccionar el departamento de Córdoba”, por lo que considera que “no se puede avanzar si votamos por los mismos” y recalcó que es ella la mejor opción del momento porque “es defensora del pueblo, tiene el conocimiento y la experiencia para tomar las riendas del progreso, es una mujer temerosa de Dios y no va a robar a los pobres, porque representa confianza para los sectores sociales, porque será garantía para una paz y reconciliación real”.