Seis años han pasado desde la desaparición y asesinato de Jairo Zapa


La investigación sobre la esaparición forzada y asesinato del director de Regalías de Córdoba, Jairo Zapa, ocurridas en marzo y agosto de 2014 respectivamente, se enfrió en los últimos años. Tan dilatado ha estado el proceso que llamó la atención de las Naciones Unidas.

El Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU cuestionó al Estado colombiano los avances en las investigaciones y solicitó la formación sobre los avances que se hayan producido a partir de octubre de 2017 así como sobre la protección de la familia Zapa Pérez.

Dicha solicitud fue presentada por Ibrahim Salama, jefe de la Subdivisión de Tratados de Derechos Humanos del Comité, través de un comunicado que envió el Comité al Ejecutivo, donde señalan que «no han existido casi avances” en las pesquisas de la justicia que permitan esclarecer este crimen.

“El Comité solicita al Estado parte que informe acerca de los avances que se hayan producido en ella desde su último escrito de fecha 30 de octubre de 2017. En particular, brinde información sobre los avances durante las audiencias a comienzos del pasado mes de marzo”, dice la misiva firmada por Ibrahim Salama, jefe de la Subdivisión de Tratados de Derechos Humanos del Comité.

Asimismo, la organozación solicita que se adooten todas las medudas necedarias para garantizar la protección no sólo de la familia sino también de sus abogados. «Adoptar de inmediato todas las medidas de protección que sean necesarias para garantizar la seguridad de la familia y allegados, incluyendo su padre, su madre y sus hermanos, de conformidad con las obligaciones convencionales del Estado”, refiere el texto.

Contexto

El cuerpo del ex director de Regalías de Córdoba fue hallado a pocos metros de una finca propiedad del padre de Alejandro Lyons Muskus (entonces gobernador de Córdoba y jefe del funcionario). En ese entonces, Zapa estaba a cargo de los proyectos más importantes que se contrataban en el departamento.

A la fecha, el asesino confeso del crimen, Joyce Hernández, permanece en prisión mientras que los otros cinco procesados por este caso fueron dejados en libertad por vencimiento de términos.

Los implicados

Además de Hernández, desmovilizado de las autodefensas; fueron vinculados al caso la compañera sentimental del confeso homicida, Zuath Naidú; el contratista y señalado de ser el autor intelectual, Jesús Henao; el primo de Zapa, Carlos Pérez; el segundo al mando en la Oficina de Regalías, Maximiliano García y Jesús Albeiro Redondo, amigo de Henao.