Vuelve y juega. Un nuevo caso que deja mucho por entender se registra con una funeraria en Montería en donde entregaron un cadáver equivocado.

El amargo momento lo vivió una familia en el municipio de La Apartada cuando se disponían a darle el último adiós a un pariente que murió a causa de la Covid-19.

En medio del duro momento, uno de los parientes pidió ver por última vez al fallecido y cuando abrieron la urna el impacto fue grande: el cadáver era de una mujer.

De inmediato, los dolientes se comunicaron a la funeraria donde descaradamente manifestaron que se habían equivocado y que tenían que desenterrar el cuerpo que había sido sepultado en un cementerio en Montería.

¿Se habrán equivocado en verdad? ¿Error humano? Aún no lo sabemos con certeza.

Luego de ese difícil momento, la familia cordobesa pudo tener consigo el cuerpo de su pariente y pudieron enterrarlo en el cementerio municipal de La Apartada.