Una señal de alerta emitió la minga indígena que tomó la mañana de este jueves, 27 de mayo, las entradas de la Gobernación de Córdoba y la Alcaldía de Montería, al precisar que se encuentran padeciendo durante sus protestas porque no están recibiendo ayuda para suplir sus necesidades básicas.

José Ebaristo Domicó, líder de la minga, aseguró que ningún nivel de gobierno los ha apoyado con el tema de la alimentación por lo que los niños, jóvenes y adultos, están pasando hambre, hasta el punto de acostarse a dormir muchas veces sin nada en el estómago.

“Tenemos cansancio, nos golpea la lluvia y el sol. No nos ayudan con medicinas, colchonetas, y las mujeres no tienen zapatos, chanclas (…) ni siquiera un par de chanclas nos han dado”, argumentó.

Domicó indicó que durante los días que llevan de protestas, dos menores han muerto. Considera que los motivos de los decesos se debe a que no están en su hábitat y eso ha conllevado a los fatales escenarios de dolor.

Precisó que la primera muerte fue de un menor en un centro de salud porque, a su juicio, no recibió el apoyo oportuno de las instituciones; el segundo fallecido fue un joven de 17 años, quien tomó la decisión de ahorcarse porque estaba “aburrido” de la situación en la que se encontraba y que lo limitaban de muchas cosas.

“Este pueblo no es nuestro territorio, aquí hay muchas enfermedades alas cuales estamos expuestos. El calor que hay no lo soportan los niños ni las mujeres, necesitamos que los niños se bañen en sus ríos, que los mayores casen tranquilamente en su montañas y que las mujeres y los hombres tengan libertad en la pesca, a cortar leñas y sus actividades diarias”, manifestó Domicó.