Preocupados se encuentran los habitantes del corregimiento Paso Nuevo, ubicado en el municipio de San Bernardo del Viento, Córdoba, donde existen dos graves problemas: el primero de ellos la erosión marina que los afecta desde hace años y ahora se le suma la falta de recolección de los desechos sólidos.

A través de los micrófonos del Bloque Informativo de La Costa, transmitido por la emisora La Voz de Montería, denunció la situación Guillermo Alcazar, habitante de la zona y miembro de una fundación que busca la preservación del medio ambiente, quien acotó que la situación con la que han lidiado por mucho tiempo ya es una emergencia ambiental.

Alcazar alertó que más de 600 familias se encuentran en riesgo por la erosión que está a punto de causar estragos en sus viviendas. El denunciante precisó que debido a esta situación varias calles de la zona han desaparecido, al igual que casas y colegios que han tenido varios daños.

“Debido a la erosión se han cerrado playas como la de Playa Bonita. Todo esto ha generado la pérdida del turismo y con ello los ingresos económicos que obtenían las familias para poder vivir”, manifestó el denunciante.

Por otro lado, el afectado indicó que a esta situación se le suma la inoperancia de un buen servicio de recolección de basura. Dijo que en la zona nunca ha llegado un camión de aseo y los residentes han tomado como opción lanzar la basura a las playas que rodean al corregimiento.

Los lugareños tienen temor de que en el corregimiento se desate una ola de enfermedades, debido a que la basura acumulada en la orilla del mar genera mosquitos, gusanos y olores nauseabundos.

Alcazar en nombre de la comunidad hace un llamado al alcalde de San Bernardo de Viento, Mauro Alfonso Oliveros Genes; al gobernador Orlando Benítez Mora; y a la Corporación Autónoma Regional de Los Valles de Sinú y del San Jorge (CVS), para que se aboquen a analizar y solventar estos inconvenientes que los aquejan desde hace años.