Familiares de la enfermera Erika Julieth Miranda Jaramillo, enfermera de un centro médico de la ciudad de Montería, han denunciado que ella también sufrió una reacción diez minutos después de haber recibido la vacuna de SINOVAC, el pasado martes, 2 de marzo. 

Aunque de este caso poco se ha hablado, según la madre y el el esposo de esta trabajadora de la salud, ella se encuentra recluida en una Unidad de Cuidados Intensivos, pues al igual que la enfermera sahagunense, sufrió convulsiones y desmayo después de ser vacunada. 

La joven de 24 años alcanzó a avisar a su esposo antes de convulsionar, que estaba sintiendo síntomas atípicos como mareo, mucho dolor de cabeza y un calor exagerado. 

“A mi me llamaron para pedirme el consentimiento de ingresar a la UCI, yo vengo de Tierradentro y llegué ayer a Montería hacia las 4:00 de la tarde, muy angustiada y hoy la tienen internada porque le estaban dando convulsiones”, manifestó Gladys Jaramillo, su madre. 

Además detalló que la ve “muy mal” ya que habla incoherencias, desvaría por momentos prolongados y no reconoce a sus familiares, ni siquiera a sus hijos.