En entrevista con el Bloque Informativo La Piragua, el contralor de Córdoba, Omar Lozano, habló este jueves, 4 de marzo, de los retos a los que se ha enfrentado la entidad que encabeza, en el marco de la pandemia de la COVID-19, algo que para todos fue una novedad. 

“Ha sido un reto importante el tema de la pandemia, porque para nadie es un secreto que esto ha sido nuevo, sobre todo para Colombia que no estaba preparada para la virtualidad”, manifestó. 

Sin embargo, Lozano destacó que en “Córdoba las cosas se están haciendo bien” y habló de que incluso la Contraloría departamental ocupó el primer lugar en gestión de la Región Caribe. 

Explicó que cuando asumió la dirección del ente de control, este tenía una favorabilidad de parte de la población del 13%, y que ahora esta subió a 68%, dato que se tiene gracias a que cada tres meses se hacen estudios para ver cómo está siendo la percepción de la comunidad con relación a las acciones que se realizan. 

En ese sentido, aclaró que la población debe tener en cuenta que el mejor contralor no es el que más sanciones emite, sino el que tiene la capacidad para desempeñar más acciones preventivas, y enfatizó en que no es la Contraloría quien decide apresar a alguien por determinado delito cometido, sino que se encarga de evaluar los informes finales de un caso y si hay hallazgos, los traslada al ente de control que corresponda, para que sea este quien actúe de lo forma más pertinente. 

Dijo que en el caso de los alcaldes cordobeses que se vieron involucrados en presuntas irregularidades por contrataciones hechas durante los primeros meses de la emergencia a causa de la pandemia, cayeron en eso porque “no conocían las reglas del juego”, siendo esto una de las grandes falencias presentadas. 

Finalmente detalló que hace unos días la Contraloría departamental suscribió convenios interadministrativos, con la Universidad de Córdoba y la Universidad del Sinú, para que los trabajadores y sus hijos puedan acceder a mejores oportunidades educativas.