José Óscar Correa, docente del municipio Tierralta y vocero de los maestros provisionales del sur de Córdoba que ya llevan una semana de protesta en Montería, se pronunció este viernes, 29 de enero, sobre las declaraciones dadas en los últimos días por el gobernador Orlando Benítez, en las que indicó que los educadores perdieron sus puestos por no haber aprobado el concurso de mérito. 

Correa sentenció que “el docente no se sacó sólo, al docente lo sacaron por una mala práctica en un concurso no especial”, y además, atribuyó este escenario al “desinterés” de la administración departamental. 

Recordemos que Benítez dijo el pasado martes, que “la Gobernación no está sacando a los docentes, fueron ellos mismos por no haber pasado el concurso y eso no es responsabilidad directa nuestra. Nosotros quisiéramos que todos los empleados, no solamente docentes, tuvieran una oportunidad laboral, ese es el debate, pero no es la Gobernación la que los está sacando”. 

Frente a ello, el vocero aseguró que los docentes siempre han estado “prestos para las pruebas y más que preparados” y que aunado a esto, al impartir clases en zonas postconflicto, se han nutrido en la práctica pedagógica sobre todo lo que sucede a su alrededor. 

Dice que la Gobernación “no tuvo en cuenta unos parámetros” del decreto 882 del 26 de mayo de 2017, y que no priorizaron a docentes provisionales, “desconociendo un enfoque territorial y un enfoque diferenciado”. 

José Oscar Correa fue contundente en decir que el ente territorial “desconoció el origen de los acuerdos de paz y las implicaciones que estos mismos tienen en el mencionado decreto, cuando habla de que el docente debe ser preparado si no tienen las condiciones formativas o idóneas para el desarrollo del concurso”. 

¿Qué es lo que dice el decreto 882? 

Este decreto, firmado por la entonces ministra de Educación, Yaneth Giha Tivar, establece la adopción de normas “sobre la organización y prestación del servicio educativo estatal y el ejercicio de la profesión docente en zonas afectadas por el conflicto armado”, y esta es una de las fallas por la que reclaman los maestros provisionales, pues manifiestan que en el concurso por que el que resultaron removidos del cargo, participaron incluso personas procedentes de Bogotá. 

En el artículo 1 plantea que el concurso de mérito para zonas PDET debe ser “de carácter especial convocado por la Comisión Nacional  del servicio Civil”, cosa que según Correa no sucedió así. También reza en el parágrafo 2 de este mismo artículo, que el Gobierno nacional “establecerá los requisitos especiales” para tener en cuenta y que estos estarán relacionados “con la acreditación de la experiencia adquirida en las regiones de conflicto armado, el domicilio de los aspirantes y la declaración de víctima otorgada por la Unidad Administrativa Especial para la atención y reparación integral de las víctimas. 

De igual forma, en el artículo 3 dice que “en el proceso de concurso docente la autoridad competente valorará la experiencia comunitaria y el arraigo territorial del candidato en el proceso de evaluación”, lo que según los docentes tampoco fue cumplido. 

En contexto 

Los maestros provisionales del sur de Córdoba decidieron instalar una protesta en Montería desde el pasado 22 de enero, luego de haber sido removidos de sus cargos a través de un concurso de mérito. Desde esa fecha instalaron un campamento en los bajos de la Gobernación de Córdoba y este viernes, 29 de enero, han dicho que planean tomarse las instalaciones, iniciar una huelga de hambre o incluso llegar hasta Bogotá.