Como parte de los esfuerzos desarrollados por Cerro Matoso para apoyar a la población de Córdoba a hacer frente a la pandemia, la compañía donó hoy dos equipos médicos llamados PCR POC: Point of Care ID NOW y sus correspondientes kits de pruebas a los municipios de Montelíbano y Planeta Rica. Estos equipos de última tecnología, producidos por el laboratorio Abbot y que cuentan con el aval del Instituto Nacional de Salud, permiten realizar pruebas rápidas, seguras y altamente confiables para la confirmación por detección cualitativa del SARS-CoV-2 en un lapso de 15 minutos. 

La entrega de estos equipos se llevó a cabo en el marco del evento en vivo “Perspectivas COVID-19: desafíos 2021 y aprendizajes a un año de la pandemia en Colombia” organizado por Cerro Matoso, la Fundación Panzenú y las alcaldías de Montelíbano y Planeta Rica, en el que expertos a nivel regional y nacional compartieron sus conocimientos con la audiencia sobre la evolución y retos de la pandemia en el país.

Los equipos POC, de los cuales existen pocas unidades en el país y que son altamente demandados a nivel internacional, analizan muestras de hisopado orofaríngeo, nasal y nasofaríngeo, permitiendo además, el almacenamiento de dichas muestras a temperatura ambiente, eliminando así la necesidad de refrigeración. De acuerdo con la validación presentada ante el Instituto Nacional de Salud, los resultados obtenidos son equivalentes a las pruebas tradicionales de PCR: alta sensibilidad (98,75%) y especificidad (100%).

El alcalde de Montelíbano, José David Cura Buelvas, envió a la ciudadanía un mensaje de autocuidado, pues el Covid-19 “sigue vivo” y explicó que continúa definiendo estrategias para adelantar la fase de vacunación que se aproxima. “Reitero mis agradecimientos a Cerro Matoso por todo el apoyo tanto científico como en insumos médicos y otros aportes importantes durante la pandemia”.

Por su parte, el alcalde de Planeta Rica, Rubén Tamayo, agradeció a Cerro Matoso por el “apoyo incondicional” que le está dando al municipio y destacó que se han hecho grandes esfuerzos, dado que Planeta Rica solo cuenta con un hospital de segundo nivel y de atención primaria a los contagiados. “Por eso la importancia de este equipo que nos dona la empresa debido a que podemos seguir haciendo el cerco epidemiológico de las familias de las personas que salen contagiadas, lo que va a ayudar a contener la propagación de Covid en nuestro municipio”.

La entrega de estas pruebas se suma a los cerca de $3.000 millones de pesos que ha destinado Cerro Matoso para apoyar a los habitantes del departamento de Córdoba y a sus autoridades sanitarias a hacerle frente a esta emergencia. Adicional a estas máquinas, la empresa ha donado 40.000 mercados, 7.900 pruebas de detección del COVID-19 y más de 100.000 equipos e insumos médicos para fortalecer la capacidad instalada y así poder atender más y mejor a los pacientes que lo requieran.

Gracias a una gestión efectiva en el manejo de la pandemia, adelantándose a protocolos y medidas impuestas por el Gobierno, Cerro Matoso fue una de las pocas empresas mineras que no suspendió operaciones en el país debido al COVID-19, dando continuidad a la operación, siendo responsable con su entorno (empleados, contratistas, comunidades, familias y región en general) y desarrollando proyectos relevantes para la economía local y regional, como fue el mantenimiento de su línea dos de producción así como el arranque del proyecto de Queresas y Porvenir en Planeta Rica.

“Gracias al esfuerzo y compromiso de diversas áreas internas de Cerro Matoso y de la Fundación Panzenú hemos podido mantener desde el inicio de la pandemia una operación estable y segura y hemos apoyado a la región y comunidades vecinas a hacerle frente a esta emergencia, en alianza con las autoridades locales. Hoy nos sentimos complacidos de entregar estos dos nuevos equipos a Montelíbano y Planeta Rica con los que queremos aportar a la continuidad de la estrategia PRASS, específicamente en el frente de detección con máquinas de última tecnología y alta confiabilidad”, señaló Ricardo Gaviria, presidente de Cerro Matoso. 

Cerro Matoso, en pro de contar los más altos estándares en el manejo de la pandemia, buscó voluntariamente una asesoría externa de su gestión COVID-19, por parte del grupo de salud pública de la Universidad CES (Antioquia), para verificar protocolos y controles de bioseguridad. Para la Universidad fue evidente el avance en la eficacia de las acciones para mitigar el riesgo, generación de cultura de prevención y control, y el apoyo a las comunidades vecinas para hacer frente a esta pandemia.

De acuerdo con la Universidad CES desde Cerro Matoso “se establecieron las directrices y recursos para el desarrollo de acciones para disminuir el riesgo de contagio al interior de la mina, dando cuenta a un claro enfoque planificado por medio de políticas, acciones, procedimientos, instalaciones, entre otros [..] lo que ha permitido mitigar el número de contagios y garantizar la continuidad de las operaciones a la fecha, lo cual da cuenta de la adecuada gestión realizada”.

Todas estas acciones dan cuenta del compromiso que como empresa tiene Cerro Matoso con el desarrollo y el cuidado de la salud de sus empleados y comunidades vecinas a la operación.

Perspectivas y aprendizajes

Una de las primeras entidades en el país en realizar un estudio de seroprevalencia fue la Universidad de Córdoba, mediante su Instituto de Investigaciones Biológicas del Trópico. El Doctor en medicina tropical e investigador de ese centro, Camilo Guzmán, aseguró durante el evento en vivo que ese estudio permitió establecer que los estratos socioeconómicos más bajos y la población más joven, entre 10 y 29 años es la más propensa a infectarse. El experto agregó que “el hecho de que al menos la mitad de la población ya se haya infectado en algunos municipios del Departamento, no quiere decir que estemos protegidos” e insistió en fortalecer el autocuidado aplicando las medidas de lavado frecuente de manos, uso de mascarilla y distanciamiento físico.

Con esta apreciación coincide el Dr. Carlos Álvarez, coordinador nacional sobre estudios Covid-19 de la OMS, quien explicó que a pesar del inicio próximo de la vacunación, solamente a final del año 2021 veremos el impacto positivo sobre la transmisión del virus e invitó a “vacunarse tan pronto llegue nuestro turno”. El experto también resaltó que la posibilidad de diagnóstico que dan las máquinas para pruebas entregadas hoy a los municipios de Montelíbano y Planeta Rica, permiten reducir los tiempos de sospecha entre un paciente que presente síntomas y el diagnóstico, alineado con la estrategia Prass del Gobierno Nacional, que busca aislar, diagnosticar e identificar contactos cercanos de las personas sintomáticas para mitigar la propagación.