En un hecho histórico y como muestra de su compromiso social, la empresa Cerro Matoso entregó 370 hectáreas de tierra, cumpliendo el sueño de los habitantes de seis cabildos indígenas de la comunidad Zenú y residentes de la comunidad afro de Bocas de Uré. 

Estas entregas, llevadas a cabo en el marco de los acuerdos de consulta previa entre Cerro Matoso y las comunidades vecinas a su operación, marcan un momento muy especial en la consecución del sueño de la comunidad indígena Zenú y de la comunidad afro de Bocas de Uré por tener acceso a la tierra que transformará su calidad de vida. Además, el acceso al territorio les permitirá transmitir sus prácticas y valores culturales. 

Con estas donaciones de tierra colectiva, de la cual se benefician 705 familias, conformadas por 2.555 personas, se abre para las comunidades un nuevo proceso de desarrollo étnico donde podrán emprender procesos productivos comunitarios, sostenibles en el largo plazo y que traigan consigo beneficios para todos, al reencontrarse con la vocación agrícola con énfasis en el auto sustento alimentario.

Ricardo Gaviria, presidente de la empresa: 

“Este momento es muy importante. Este es un hito para Cerro Matoso y para las comunidades vecinas porque el acceso a tierras para las comunidades étnicas ha sido un gran reto en reto en el país. Es una clara demostración de la importancia de los diálogos que tenemos con las comunidades, ya que nos llevan a estos buenos momentos y a reafirmar que comunidad y empresa pueden realizar acuerdos y seguir trabajando juntos por el bien común”.

Joyce Nessin, gerente de Asuntos Corporativos: 

“Esto no solamente representa nuestro cumplimiento de los acuerdos de consultas previas, sino también la primera semilla para que estas comunidades sigan el camino de la autonomía y la autosostenibilidad, para que sigan creciendo a nivel cultural y, de su arraigo hacia el territorio. Esto definitivamente es algo histórico donde es la empresa privada quien a través de esta donación da acceso a la tierra de propiedad colectiva a las comunidades”.

Testimonio de los beneficiados: 

Elubin Camargo, gobernador del Cabildo Indígena de la Comunidad de Torno Rojo.

“A partir de hoy, gracias a Dios y gracias a la empresa Cerro Matoso nos están entregando unos predios para recuperar nuestra madre tierra y con esto mi comunidad podrá trabajar que era lo que nosotros no teníamos; porque cabildo sin tierra no tiene oxígeno”.

Tatiana Fuentes, gobernadora del Cabildo Indígena de la Comunidad de Bocas de Uré. 

“ Siempre hemos tenido una gran problemática que es el déficit de tierra. Con esto, son 82 familias que van a ser beneficiarias en este nuevo proyecto como lo es la entrega de 45.7 hectáreas de tierra ”.

Estella Hoyos, gobernadora del Cabildo Indígena La Libertad, Puerto Colombia. 

“Para mí es de gran satisfacción ver un sueño realizado en la comunidad de Puerto Colombia ya que nosotros carecemos de esta materia prima que es nuestra madre tierra. Gracias a toda esta gestión que se hizo, podemos decir que ya tenemos donde cosechar ”.

Tatiana Taborda, presidenta del Consejo Comunitario de Comunidades Negras de Bocas de Uré

“Es una noticia que llevo a mi comunidad en donde realmente nos sentimos felices porque vamos a tener tierras donde podemos ser y estar. Aquí podemos, como comunidad, desarrollar toda nuestra cultura, todo lo que han desarrollado nuestros ancestros como lo es el cultivo. Entonces, desde ahora, ya estamos planeando todos los proyectos productivos que se van a desarrollar en estas tierras donadas por Cerro Matoso”.

Edwin Samuel Negrete, gobernador del Cabildo Indígena Guacarí, La Odisea. 

“Un acuerdo que es histórico porque para nosotros como comunidades indígenas algo que necesitamos son las tierras para poder desarrollar nuestros proyectos y programas que fortalezcan nuestra organización; como pueden ser proyectos de agricultura u otros. Ya tenemos un grupo de jóvenes becados con los cuales apuntamos a tener una sostenibilidad no únicamente hablando de proyectos productivos si no como empresa. Dándole un buen uso a las tierras con las que se puedan beneficiar una cantidad de familias”.

Luis Joaquín Roa, gobernador del Cabildo Indígena de la Comunidad de Centroamérica.

“Nuestra cultura es milenaria. Le estamos introduciendo a los que están alrededor que esta cultura debe seguir creciendo para las generaciones que vienen. Los acuerdos que hicimos están bien organizados y lograrán que nuestros jóvenes se apropien de la cultura en todos los hábitos, no se olvide la siembra y de nuestra madre tierra. Estos acuerdos se hicieron como se debía. Esta tierra queda a nombre de la parcialidad, con miras a que se convierta en resguardo para seguir protegiendo a las comunidades con la participación del Estado”.