Este domingo, 7 de marzo, el gobernador Orlando Benítez publicó una tabla gráfica en la que se explica, de forma detallada, la manera en la que han sido distribuidas en los municipios las dosis que han llegado al departamento para inmunizar a la población contra la COVID-19.

Sin embargo, llama la atención que a la fecha, cuando Córdoba ha recibido un total de 9.719 dosis, hay dos municipios a los cuales no se han enviado los biológicos para vacunar a la población priorizada. Dichos municipios son Moñitos y San José de Uré.

La pregunta que surge naturalmente es ¿Por qué no se han enviado vacunas a estos municipios? y ¿Qué criterios se tomaron para la distribución? Esto, porque según el Plan Nacional de Vacunación en la primera fase debía ser inmunizado el personal de la salud en la primera línea de atención, entonces está la duda, ¿Acaso no hay trabajadores de la salud en Moñitos y Uré?

Si se toman en cuenta las cifras de Covid-19 en estos territorios, de acuerdo con el informe de este 7 de marzo de la Secretaría de Salud, San José de Uré tiene 1 caso activo y Moñitos 21 casos activos, este último tiene más personas enfermas actualmente que otros municipios que ya han recibido dosis (Ayapel 1, Buenavista 1, Canalete 2…).

Siguiendo esta línea, el número acumulado de positivos para coronavirus ubica a San José de Uré entre los últimos con 71 casos, pero Moñitos está en la posición 15 en relación al número de contagios (323) por encima de Canalete (290), Puerto Escondido (287), San Bernardo del Viento (269) y otros.

Por otro lado, si la no repartición se debe al factor de la tasa de letalidad, la incidencia para el caso de San José de Uré (5.6%) es mayor que en otros territorios como Pueblo Nuevo (3%), Puerto Escondido (3.5%) o San Antero (4.3%), los cuales ya recibieron y aplicaron las primeras vacunas.

La Piragua ha recibido denuncias por parte de los habitantes de estos dos municipios quienes manifiestan preocupación ante la situación.