A través de su cuenta en Twitter, el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, informó que este martes, 8 de junio, participó en un debate de control político sobre el peaje La Caimanera, por el cual se está librando una disputa entre este departamento y Sucre. 

Para este debate el mandatario sugirió a la Comisión Sexta del Senado, tener en cuenta los siguientes puntos: 

  • *Concertar con la Concesión Antioquia – Bolívar la socialización amplia de los proyectos que se ejecutan en las vías que contempla este plan. 
  • *Incluir las Obras de Arte (puentes vehiculares como el de la 41 y Metálico en Montería; además del viaducto de San Pelayo) dentro de la responsabilidad de mantenimiento de la concesión.
  • *Que Córdoba es el departamento más costoso en cobro de peajes, cuyo valor supera los $12 mil para vehículos livianos. En la subregión del San Jorge hay tres peajes en menos de 100 kilómetros. 

Benítez una vez más reiteró que siente “los problemas de Sucre como propios de Córdoba”, por lo que considera una “solución definitiva a esta problemática”. 

Recordemos que a finales de marzo de este año, el gobernador de Sucre, Héctor Olimpo, propuso que el peaje La Caimanera, actualmente ubicado entre Tolú y Coveñas, fuese trasladado a territorio cordobés. 

El 1 de abril Olimpo envió una carta a Benítez detallando los motivos de su propuesta, y en ella explicó que dicho peaje se ha convertido en un muro de Berlín que ha dividido a dos comunidades que en otrora fueron una, y le planteó todos las consecuencias negativas que se han visto en temas de economía y turismo, por lo que lo invitó a sentarse en un mesa de diálogo que dé vía libre a encontrar soluciones que no afecten a ninguno de los dos territorios.

En ese momento, el gobernador cordobés le respondió dejando claro que siempre le han preocupado los problemas de los sucreños, porque son muchos los familiares y amigos que allí residen, pero también le aseguró que su labor es cuidar los intereses de los cordobeses y evitar que las fallas financieras se carguen a sus bolsillos. «No debemos pensar en trasladar el problema a otro punto, sino resolverlo», precisó Benítez.