Un caso que amerita de atención gubernamental urgente se registra en el municipio de Tuchín, Córdoba, donde tres hermanitos con parálisis cerebral requieren de atención médica y otro tipo de ayudas para que tengan una calidad de vida digna.

Los parientes, de 11, 9 y 6 años, respectivamente, viven confinados a unas sillas de plástico, debido a que nunca han recibido el beneficio de una silla de ruedas, donde su descanso pudiera ser un poco más cómodo.

¿Y para qué están los gobernantes? Es la interrogante que ronda en la cabeza de todo el que se entera de este caso que ha pasado desapercibido por años, pero que en realidad amerita de una verdadera ayuda.

Aider Suárez, padre de los pequeños, asegura que nunca han recibido apoyo. Su historia de vida y la de su núcleo familiar se encuentran guardadas entre las paredes de palo y el techo de paja del que está construida su humilde vivienda, ubicada en el corregimiento Nueva Esperanza.

Los días para esta familia no son nada fáciles. El escaso empleo no les permite adquirir los recursos económicos necesarios para costear una buena y balanceada alimentación y mucho menos para comprar los medicamentos e implementos de salud para estos tres ángeles.

Suárez hace un llamado al presidente Iván Duque para que los atienda a la brevedad posible y los ayuden a que los días de sus hijos no sean tan dolorosos bajo las penurias y pobreza en la que se encuentran.

Desde este medio de comunicación elevamos este llamado de ayuda al gobernador de Córdoba, Orlando Benítez Mora; al alcalde de Montería, Carlos Ordosgoitia; al alcalde Tuchín, Alexis Salgado Salgado; senadores, representantes, empresas privadas, y a todo el que se quiera sumar a la noble causa de ayudar, para que pongan la mano en el corazón y coloquen un granito de arena para ayudar a estos pequeños que tanto lo necesitan.