La vida de Cincy Paola Acosta Díaz, una médico de 22 años de la ciudad de Montería, está en manos de la EPS Coomeva, cuya directiva no ha dado respuesta alguna a su requerimiento y está a punto de dejarla morir. 

La Piragua habló con Carlos Acosta, su hermano, quien explicó que hace dos semanas ella resultó contagiada de COVID-19, por lo que su estado de salud se ha  ido complicando y ya lleva nueve días internada en la Clínica Imat. 

Allí está entubada y sedada, pero su evolución no ha sido positiva, por lo que requiere una remisión urgente a un centro médico en donde haya un equipo ECMO, el cual cumpla de forma artificial con la función respiratoria y ella pueda seguir viviendo. 

El vocero manifestó que la Fundación Cardiovascular de Bucaramanga, ya aceptó el traslado de la médico e incluso está dispuesta a venir a buscarla este mismo sábado, a la capital cordobesa, pero para eso necesita una autorización de Coomeva y también un desembolso que no se ha dado. 

“La vida de mi hermana está corriendo peligro”, expresa Acosta, quien hace un llamado a la EPS para que responda la solicitud de traslado de forma inmediata, pues teme que su familiar no llegue con vida hasta la semana entrante. 

Cindy Paola Acosta Díaz es médica de neonatos y labora en la Clínica Materno Infantil Casa del Niño.