Si muchas veces se ha hecho la pregunta de hasta qué edad tiene que hacerse cargo de sus hijos, llámese alimentación, vestimenta o calzado, conozca cuáles son los derechos de sus niños y niñas y los deberes que le acarrean a usted como padre.

En las leyes colombianas está estipulado que los padres, por obligación, deben velar por el bienestar de los hijos que decidieron tener para formar su familia, sin embargo, no tienen el derecho de mantenerlos toda la vida.

En Colombia sólo se puede atender a las necesidades de sus descendientes hasta cuando cumplan la mayoría de edad o hasta los 25 años, siempre y cuando estos estudien y no generen ningún ingreso o trabajen, con lo que se pueda demostrar que se valen por sí mismos.

A continuación se expone la sentencia y los incisos que lo amparan:

Conforme con el artículo 422 del Código Civil, la obligación alimentaria de los padres en principio rige para toda la vida del alimentario, siempre que permanezcan las circunstancias que dieron origen a su reclamo. Sin embargo, en su inciso segundo indica que los alimentos se deben hasta que el menor alcance la mayoría de edad, a menos que tenga un impedimento corporal o mental o se halle inhabilitado para subsistir de su trabajo (…) “se deben alimentos al hijo que estudia, aunque haya alcanzado la mayoría de edad, siempre que no exista prueba de que subsiste por sus propios medios”.

Tanto la jurisprudencia como la ley han sostenido que la obligación alimentaria que deben los padres a sus hijos es:

(i) Por regla general, hasta la mayoría de edad, es decir, 18 años, excepto que por la existencia de impedimento físico o mental la persona se encuentre incapacitada para subsistir de su trabajo;

(ii) Asimismo, han reconocido la obligación a favor de los hijos mayores de 18 y hasta los 25 años de edad que se encuentran estudiando, siempre y cuando no exista prueba que demuestre que sobreviven por su propia cuenta(8); y

(iiii) Solamente los hijos que superan los 25 años cuando están estudiando, hasta que terminen su preparación educativa, siempre dependiendo de la especificidad del caso.