¿Cómo es la vida de una mujer transgénero en Qatar? Conoce la historia de Shahd

“Tengo mucho miedo, pero sólo quiero que la gente sepa que existimos”, dice Shahd acerca de su decisión de hablar sobre su vida como mujer transgénero. Se ha cambiado el nombre de Shahd para protegerla.

En una entrevista a escondidas con el medio BBC Mundo, Shahd muestra su pelo, que le han cortado a la fuerza para darle un estilo masculino. A continuación, se desabrocha la camisa para mostrar las heridas en la parte superior del pecho y nos explica que las heridas son consecuencia de haber sido detenida por “hacerse pasar por mujer”.

Las autoridades le dijeron que se quitara el tejido mamario que se había formado desde que empezó a tomar estrógenos, que consiguió sin receta en otro país. “Perdí mi trabajo y mis amigos”, relata. “Me detuvieron y me interrogaron varias veces por mi identidad. Lo perdí todo”.

La policía en Qatar puede detener a una persona durante un máximo de seis meses como sospechosa de haber infringido las leyes de “protección de la comunidad”, sin juicio ni cargos, si sospecha que ha “violado la moral pública”, ya que los actos homosexuales son contrarios a la ley porque se consideran inmorales según la sharia islámica.

Shahd afirma que teme constantemente ser detenida, por esto, ella  evita los lugares concurridos en las horas de mayor afluencia, porque cree que la gente la mira y podría denunciarla a la policía. “Te capturan y te impiden decir a nadie dónde estás. La prisión es subterránea y te tratan como a un criminal”, relata.

Finalmente, ella asegura que cualquier persona que haya estado en prisión por motivos similares a los suyos es enviada a un médico para que le aplique la llamada “terapia de conversión”, muestra capturas de pantalla de sus volantes médicos para sesiones en un centro terapéutico de Doha. “Soy una mujer. Si pudiera ser un hombre, lo haría. Mi vida sería mucho más fácil”.

Un reciente informe de la ONG Human Rights Watch detalla las detenciones de personas LGBT en Qatar, y descubrió que entre ellas había varias personas trans, por solo expresar su género a través de la ropa, el pelo o el maquillaje.