En el parque Simón Bolívar se llevó a cabo el acto de posesión de Claudia López como la primera alcaldesa electa de Bogotá, una ceremonia inusual de picnic, amenizada por la Filarmónica y la banda Aterciopelado.

En medio de lágrimas, López tomó juramento ante un juez y acompañada de su mamá que le puso la banda de alcaldesa, mientras cientos de ciudadanos aplaudieron masivamente el momento.

López dijo que «este será el primer, pero no el único gobierno liderado por una mujer que hoy llega la ciudadanía a la Alcaldía Mayor de Bogotá. Hoy no solo hacemos eco, si no que somos parte de las mayorías ciudadanas que se han tomado las calles, con las demandas y aspiraciones apenas elementales y legitimas».

La mandataria se refirió a las recientes marchas estudiantiles en las que han resultado muchos heridos y muertos, como el caso del joven Dilan Cruz, por lo que aseguró que «no permitirá abuso de autoridad en Bogotá», expresó López en relación a las denuncias que recaen sobre el Esmad por malas actuaciones contra manifestantes.