La recién electa alcaldesa de Bogotá, Claudia López, nombró recientemente a tres personas que harán parte de su gabinete para llevar las riendas en las secretarías de Movilidad, Mujer y Hábitat.

Para Movilidad fue nombrado Nicolás Estupiña, quien es ingeniero civil de la Universidad de los Andes y magíster en Planeación Urbana  y Transporte de la Universidad de Carolina del Norte. Trabajó para el Banco Mundial, fue asesor de transporte en el DNP, viceministro de Transporte y desde hace cinco años está en el Banco de Desarrollo de América Latina como director de Conocimiento Sectorial.

Su reto desde esta cartera sería, según Bogotá Cómo Vamos, desincentivar el uso de transporte privado y promover el transporte público y modos sostenibles. Mejorar servicio del SITP y TM y dar garantía a los ciclistas son temas claves.

Le puede interesar: https://www.lapiragua.co/senador-roy-barreras-prepara-demanda-contra-la-reforma-tributaria/politica/

En el caso de la secretaría de la Mujer fue designada Diana Rodríguez, quien es doctora en Sociología de Northwestern University y abogada y economista de la Universidad de los Andes. Fue fundadora de la campaña Criando la Paz, que ayudaba a mujeres excombatientes gestantes y lactantes en su tránsito a la reincorporación. Fue subdirectora e investigadora de Dejusticia y docente de la Universidad de los Andes.

Su reto desde esa cartera será erradicar la violencia, el abuso, acoso escolar y la búsqueda en generar empleos dignos para las mujeres más necesitadas.

Para la secretaria de Hábitat fue nombrada Nayda Range, quien es politóloga de la Universidad del Rosario y especialista en Mercados y Políticas de Suelo de la Universidad Nacional. Fue asesora en temas de planeación y hábitat para el municipio de La Calera; además fue subsecretaria de Coordinación Operativa y estuvo en la Subdirección de Participación y Relaciones con la Comunidad en la Secretaría Distrital del Hábitat.

Entre sus planes a ejecutar están la erradicación de que las personas obtengan vivienda de manera ilegal, es decir, a través de la oferta informal; Garantizar el suelo para el desarrollo de proyectos de vivienda de interés prioritario (VIP) y vivienda de interés social (VIS); y por último establecer los mecanismos necesarios en cuanto al tema del relleno sanitario Doña Juana.