Luego de que se pusieran en tela de juicio sus títulos universitarios, Alejandro Calderón renunció a la gerencia de EPM, apenas ocho días después de haber sido nombrado.

Calderón le presentó su carta de renuncia al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y en ella explicó que su decisión obedece a que en tan pocos dias ha recibido «todo tipo de ataques», no sólo él, sino también su familia, y además planteó que hay una «politización» en la ciudad que también interfirió en su salida del cargo.

El mandatario de la capital antioqueña, quien antes de conocer la renuncia defendió el honor del ahora exgerente, condenó el hecho de que se haya dado una especie de persecución en su contra, y aseguró que con su salida, EMP «pierde un gran hombre».

«Alejandro Calderón recibió todo tipo de ataques plagados de mentiras e imprecisiones. Lo intimidaron y lo presionaron a él y a su familia. Perdimos a un gran hombre en EPM», escribió el burgomaestre en su cuenta en Twitter.

Así las cosas, Alejandro Calderón es el tercer gerente que pasa por EMP durante la administración de Daniel Quintero. El primero fue Álvaro Rendón, nombrado en enero de este año, y luego quedó como encargada Mónica Ruiz.