Libardo Antonio Sallas Anaya fue descubierto por la policía cuando intentaba robar en una panadería ubicada en el centro del municipio de Bello, en el norte del Valle de Aburrá.

Durante las audiencias, el juez determinó que el acusado no solo era responsable del delito de tentativa de hurto, sino que, además, estaba violando las medidas impuestas por el gobierno nacional para prevenir la propagación del coronavirus. 

El hombre de 22 años, que fue capturado el pasado 19 de abril cuando pretendía huir por los techos de las edificaciones vecinas, se convirtió en el primer condenado a prisión por violar las medidas de prevención de la COVID-19 en Colombia.

Libardo Antonio Sallas Anaya, no solo pagará 27 meses en la cárcel por el intento de hurto al establecimiento comercial, sino que pasará otros seis meses privado por la contravención al artículo 368 del código penal que establece las normas sanitarias para evitar el contagio.

El subcomandante de la Policía Metropolitana, el coronel Omar Rodríguez aseguró que “al ser sorprendido por los uniformados, este sujeto trató de huir por los techos aledaños, esta persona finalmente fue dejada a disposición a disposición de las autoridades competentes”.

El coronel Omar Rodríguez aseguró que más de 590 personas han sido capturadas en el Valle de Aburrá por incumplir con las medidas de protección, especialmente por salir en días no permitidos o no portar el tapabocas.