La preocupante situación que se está viviendo en Antioquia a causa de la proliferación masiva y acelerada de casos COVID-19, y alta ocupación de camas UCI, condujo a las autoridades a postergar la celebración del Día de la Madre.

Para este año, ese dia se celebraría el 9 de mayo en la mayoría de los países de Latinoamérica, pero la Gobernación de forma articulada con líderes del comercio, acordó posponerla para el día 23 del mismo mes.

“El 9 definitivamente no lo podemos celebrar de la misma forma, el 23, será el Día de Madre oficial para que tengamos esa fecha en nuestra cabeza, pero la invitación es a que celebremos todo el mes, a que enviemos domicilios, podemos hacer una cantidad de cosas para cuidarla y consentirla”, dijo Juan Carlos Jaramillo, director de un sector gastronómico.

Aunque para muchos esto ha sido tomado como una determinación prematura, las autoridades de salud que según los casos que se han hecho, para el segundo domingo de mayo aún se estará viviendo con fuerza la tercera ola.