Las jornadas de manifestaciones no se detienen en departamento del Valle del Cauca, donde los enfrentamientos entre los ciudadanos y la policía siguen estando a la orden del día, así como decenas de personas heridas y un vandalismo que no ha dado tregua alguna.

Durante el domingo, 16 de mayo, se vivieron horas de terror en el municipio de Yumbo, donde se encuentra una estación de combustible que pretende ser traslado a otros departamentos, pero los protestantes no han permitido el objetivo.

Se conoció que los habitantes de la zona, cansados de los abusos de quienes manifestan, salieron a reclamar para que abieran la vías, lo que originó un altercado que ameritó la presencia policial.

Al parecer la llegada de los agentes empeoró el conflicto y cuatro personas resultaron gravemente heridas a disparos.

Los lesionados fueron trasladados al Hospital La Buena Esperanza, pero debido a la complejidad de las heridas los remitieron a clínicas en Cali.

En este municipio las cosas no quedaron allí. Sujetos llegaron a la casa del alcalde del referido municipio, Jhon Jairo Santamaría, a quien a pedradas le atacaron el inmueble.

El CAI de la Policía también fue atacado y lo dejaron en total ruinas.

Otro foco de violencia de presentó en el barrio Aures del municipio de Buga. Allí, manifestantes se enfrentaron a piedra y mechas prendidas con la Fuerza Pública que, a su vez, respondió con gases lacrimógenos.

En Cali, un grupo de manifestantes que adelantaban actividades culturales, fueron atacadas a tiros en la Loma de la Cruz, por hombres a bordo de una motocicleta. No se reportaron heridos.