El exalcalde de la ciudad de Cali, Apolinar Salcedo Caicedo, durante una entrevista ofrecida en el Bloque Informativo de la Costa, transmitido a través de la emisora La Voz de Montería, dio a conocer el panorama que se vive en la referida ciudad, debido a los escenarios de violencias que se han registrado desde el pasado miércoles, 28 de abril, cuando inició el paro nacional.

El político, quien estuvo en la administración municipal desde el 2001 hasta el 2007, sentenció que «hoy Cali es una ciudad triste, una Cali vandalizada» por todo lo que ha pasado con los disturbios que han cobrado la vida de personas y han causado daños millonarios a bienes públicos.

Salcedo sostuvo que dentro de todo este escenario «existen los intereses de grupos del narcotráfico y grupos armados que se han infiltrado en las manifestaciones pacificas para crear el caos».

Indicó que los trancones en las vías han impedido el paso de los camiones de cargas, motivo por el cual el municipio está sufriendo una escases en medicamentos, alimentos, gasolina y sobre de todo de bombas de oxigeno que son de suma importancia para atender a los pacientes que luchan contra la enfermedad del coronavirus.

En cuanto a la gestión que ejecutan el actual alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, y la gobernadora del Valle, Clara Luz Roldan, apuntó que ambos han vendido de que no hay gobierno con el simple hecho de solicitar la presencia del presidente Ivan Duque para que solucione los problemas que se registran.

Detalló que la polarización ha jugado un papel central para lograr acuerdos: indicó que ha sido evidente puesto a que el alcalde Ospina es de la corriente del partido Alianza Verde; la gobernadora Roldan del partido de La U; y Duque del Centro Democrático.

Salcedo avaló la iniciativa del alcalde Ospina, quien convocó a varios exalcaldes para que lo aconsejaran y le orientaran un camino a seguir para hacerle frente a la dificil situacion que le ha tocado enfrentar como primera autoridad de los caleños.

Al ser consultado sobre qué hubiese hecho el si estuviera en este momento dirigiendo los destinos de la Alcaldía, Salcedo apuntó que, sin duda alguna, le apostaría al dialogo con un acuerdo negociable y franco en donde participen los jóvenes, los empresarios, sindicatos y toda la sociedad para bajarle los ánimos a Cali y que vuelva la normalidad.