A casi un mes del inicio de las protestas en el país, en Cali se registraron actos sumamente violentos la noche del pasado 19 de mayo, cuando se intentó saquear la sede del almacén de cadena Éxito, ubicado en el sector Calipso. 


Debido a la alteración de orden público, al lugar llegó la Policía, y luego de eso comenzaron a rodar en redes sociales los videos y denuncias en los que se afirmaba que el comercio se había convertido en un «centro de tortura», pues vecinos aseguraron escuchar «gritos» y algunos de quienes lograron ingresar captaron imágenes en las que se evidenciaba aparentes manchas de sangre. 


En vista de lo viral que se volvieron las denuncias y de la preocupación de la comunidad, en la capital del Valle del Cauca se conformó una comisión de verificación conformada por la Alcaldía, la Personería, la Policía y otras autoridades, cuya conclusión fue desmentir lo que se rumoreaba por Internet.


El comandante de la Policía Metropolitana de Cali indicó que se trató de «noticias falsas» y responsabilizó a «vándalos» de la alteración del orden público, incluso, publicó videos en su perfil de Twitter de la manera en la que fueron atacados los funcionarios. 

Estos hechos dejaron al menos 20 heridos y una mujer muerta, cuyo caso está siendo investigado por las autoridades.