Foto: El País.

A dos meses de haber iniciado la cuarentena nacional obligatoria en Colombia, tal parece que parte de la ciudadanía se ha hecho de la vista gorda, y un ejemplo de eso es la ciudad de Cali, en donde este domingo, 24 de mayo, se desmantelaron 250 fiestas clandestinas.

El general Manuel Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de la capital vallecaucana, informó que los procedimientos se realizaron mediante acciones de patrullaje y otros gracias a las denuncias ciudadanas.

«Con el dispositivo ‘Caravana por la vida’ se logró intervenir en 250 fiestas, varias de estas con concentraciones de más de 50 personas, en donde encontramos el incumplimiento de los protocolos de bioseguridad», señaló.

Los operativos dejaron como resultado 450 comparendos, impuestos bajo el delito de violación a medidas sanitarias e incumplimiento del aislamiento preventivo obligatorio para frenar el avance de la pandemia por la COVID-19.

Esta situación se presenta pese a que Cali es una ciudad altamente afectada por el virus, ya que según el Ministerio de Salud hay 1.877 personas se han contagiado, de las cuales 85 han fallecido.