Este martes, 30 de marzo, la pequeña Sara Sofía, desaparecida en Colombia desde enero, estaría cumpliendo dos añitos, y la fecha ha coincidido con una nueva revelación del caso.

Su tía, quien fue la mujer que ‘destapó la olla’ al denunciar a la madre de la menor, dijo a Noticias RCN que recibió una llamada anónima en la que le manifestron que Sara Sofía había sido vendida por 2 millones de pesos y que la llevaron a Bucaramanga para sacarla del país.

«La semana pasada recibí una llamada y me dio muchísima más esperanza de la que tenía porque siempre he sentido que la niña no está muerta. La persona me decía que la niña había sido vendida en Bogotá por dos millones de pesos, que la tenían en Bucaramanga y que al parecer la iban a sacar del país”, reveló.

Esta mujer identificada como Xiomara Galvan, asegura que la llamada le generó mucha angustia y dio aviso inmediato a la Policía, a la cual pidió «no bajar la guardia» para tener prontos resultados de la búsqueda.

Por otro lado, dijo que no ha podido hablar con su hermana en la cárcel porque ella se ha negado, pero ahora se suma el recrudecimiento de la pandemia y las visitas han sido suspendidas. Además manifestó que cree que pueda existir un «pacto de silencio» entre la madre de la niña y su pareja sentimental, ambos capturados por desaparición forzosa.

Por el momento, la búsqueda de las autoridades continua con una notificación amarilla emitida por Interpol.

Las versiones han sido decenas. Se ha dicho que han visto a la niña en algunos barrios de Bogotá, la Policía ha buscado y no la ha encontrado. Su madre informó que la echó al río Tunjuelo, y allí tampoco se ha hallado nada, aunque ella luego cambió la versión.

Hace unos días un testigo dijo que la habían enterrado en un terreno baldío de la capital del país, pero en la búsqueda sólo se encontró la osamenta de un perro, y ahora está la hipótesis de la venta.