En medio de las labores de búqueda que se vienen desempeñando desde hace varias semanas para dar con la ubicación de la pequeña Sara Sofía, funcionarios de la Defensa Civil hallaron una bolsa con huesos en el río Tunjuelito, lugar en el que según su padrastro, fue arrojada la menor después de morir.

La información fue confirmada por el mayor General Miguel Pérez Guarnizo, director Nacional de la Defensa Civil Colombiana, quien explicó que los restos están siendo analizados por el departamento de Medicina Legal.

Durante los últimos días las labores de búsqueda se han centrado en los puntos que ha indicado la Fiscalía, siguiendo los lugares que ha señalado el presunto cómplice del homicidio de la niña, quien en días pasados dijo nuevamente que estaba muerta y que su cuerpo fue echado al río el 27 de enero.

Mientras se recibe el informe forense, la búsqueda sigue a nivel nacional e internacional, con la notificación amarilla que emitió la Interpol.