En las últimas horas indígenas de la comunidad caucana Misak derribaron la estatua del conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada, ubicada en pleno centro de Bogotá, en la plazoleta de la Universidad del Rosario, a pocas cuadras de la Casa de Nariño.

Este hecho se suma al que protagonizaron también los misak en Cali el pasado 28 de abril, al inicio del paro nacional, cuando tumbaron la estatua del también conquistador español Sebastián de Belalcázar.

Los indígenas manifestaron sentirse indignados por el accionar de unos policías que estuvieron disparándole a la gente la tarde del jueves en Cali.

 La Policía respondió diciendo que esta acción se trataba de “un operativo encubierto» en la zona, donde los habitantes habían denunciado extorsiones y robos por parte de las personas que se encontraban en sus alrededores.

El comandante de la Policía Metropolitana de Cali dijo que los funcionarios fueron recibidos a disparos y que ellos no hicieron uso de su arma reglamentaria por la cantidad de personas que habían.

Precisó que los vídeos grabados serán enviados a las autoridades para la respectiva investigación.