La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, durante un encuentro que sostuvo con el gremio de comerciantes, Fenalco Bogotá, mostró su preocupación por las evidentes aglomeraciones que se registran en el denominado “madrugón de San Victorino”, donde comercializan todo tipo de mercancía a precios económicos.

La mandataria capitalina dijo que “si bien es cierto la actividad es un éxito comercial, también es como un evento masivo de la Covid-19 brutal”, por lo que sugirió una serie de recomendaciones para  que las labores se realicen con mayor control.

López propuso que las ventas sean con un horario definido por algunos días a la semana y no diariamente como se viene llevando a cabo. También pidió que las ventas no se organicen en una sola franja, sino que se habiliten otros espacios para que las personas no se concentren y puedan comprar con tranquilidad y respetando el distanciamiento social.

La máxima autoridad de Bogotá reconoció el trabajo de prevención a la Covid-19 que vienen desarrollando los gestores culturales, gestores de convivencia y la ubicación de vallas, pero precisó que no es suficiente por lo que pide adoptar estas nuevas medidas.