A pesar de que con la orden del Tribunal de Cundinamarca las autoridades esperaban que la movilización convocada para este miércoles, quedara sin efecto, los manifestantes se mantuvieron firmes y desde antes que saliera el sol salieron a las calles.

En Bogotá ya se registraron bloqueos en las principales avenidas, y la empresa Transmilenio anunció el cierre de algunas estaciones, como por ejemplo la de Suba, Usme, Molino, Socorro y Consuelo.

La recomendación es a que las personas que no se suman al paro pero que necesitan movilizarse por la ciudad, tomen vías alternas.

La alcaldesa Claudia López se pronunció e indicó que comprende y respeta «las causas ciudadanas. Rogamos valorar que estamos en alerta roja general y al 92% de ocupación UCI. Evitar aglomeraciones y extremar el cuidado es vital para proteger la vida y empleo de todos y nuestra mejor manera de apoyar el sacrificio del personal médico».