La poca responsabilidad de las personas no sale a relucir solo en el incumplimiento de las medidas contra la COVID-19, sino también en la manera en la que se comportan con el medioambiente.

Las lluvias que se presentaron durante los últimos dias en Barranquilla, dieron muestra clara de ello. Y es que en videos que se viralizaron en redes sociales se ve como en el arroyo Don Juan, corrieron toneladas de basura, que terminaron desembocando en el acueducto distrital, lo que causó la suspensión del servicio de agua potable por un día.

La alcaldía informó que en labores de limpieza encanales de arroyos y rejillas han recolectado 1.557 toneladas de basura y material sólido y unos de 6.600 metros cúbicos de sedimentos.

Entre lo encontrado había ramas de árboles, plásticos y hasta muebles viejos, razón por la que la administracióm busca con un dron el paradera total de los residuos, para poder removerlos, pues de lo contrario podrían generar taponamientos y por ende emergencia por inundaciones en la época invernal.

La situación por basura en los arroyos de la capital del Atlántico, es tan preocupante, que según Alberto Salah, gerente de la Agencia Distrital de Infraestructura, si hoy se intentara limpiar todos de una sola vez, los costos oscilarían entre los 15.000 y 20.000 millones de pesos, recursos con los que se podrían hacer mantenimiento a 200 parques de la ciudad durante el año.