Luego de decretar el toque de queda durante los días en los que se celebraría el Carnaval de Barranquilla, el alcalde Jaime Pumarejo ha recibido un sinnúmero de cuestionamientos por parte de quienes esperaban que a pesar de lo agresiva que se ha vuelto en Colombia  la pandemia de la COVID-19, se realizara esta festividad por encima de cualquier protocolo. 

Pumarejo ha pedido a los barranquilleros que “no bajen la guardia” y que no se confíen de que en esta ciudad los casos positivos han mantenido una tendencia a la baja, pues de darse una aglomeración social como la que caracteriza a la celebración del carnaval, el escenario podría cambiar, dándose un contagio masivo y un posible colapso del sistema hospitalario. 

Por otro lado, el mandatario barranquillero anunció que existe la posibilidad de que en el partido que jugará la Selección Colombia frente a Brasil como parte de la fase eliminatoria rumbo a Catar 2022, pautado para el 26 de marzo, haya público en el estadio. 

“Nos estamos preparando con la Federación y el Gobierno para que, ojalá, en marzo, podamos decirle que sí al fútbol y podamos tener un número considerable, pero razonable de hinchas, pero solo si seguimos así”, manifestó.