Más de 50 adultos mayores han sido aislados en el Atlántico durante las últimas horas, luego de que se confirmara que en un centro geriátrico del municipio Galapa, hay un brote de la COVID-19.

Se trata de la fundación Hogar Tierra-Prometida, en donde según el alcalde José Vargas, se descubrió la existencia de la enfermedad luego de la muerte «sorpresiva», de la directora de la institución, Luzmila Meza.

“Tomamos las más de 57 pruebas a todo el personal que estaba, tanto adultos mayores, como personal de asistencia y servicios”, explicó el mandatario, quien aseguró que a todos los posibles contagiados se les brindará apoyo y monitorio constante.

La población con edad superior a los 69 años, ha sido desde el inicio de la pandemia, la más protegida por ser también la más vulnerable, al igual que los niños y las personas con patologías preexistentes, razón por la que esta situación es de sumo cuidado y alerta.