Los ciudadanos podrán realizar autodiagnósticos, visualizar el comportamiento del virus en el municipio y apoyar el comercio local


Gracias al trabajo articulado entre Cerro Matoso, la Fundación Panzenú, la Alcaldía de Montelíbano y la Clínica Regional del San Jorge IPS se desarrolló Montelíbano Seguro, una aplicación que se suma a las estrategias implementadas para minimizar la propagación del coronavirus.

Entre sus diversas funciones, los ciudadanos podrán realizar autodiagnósticos, visualizar el comportamiento del virus en el municipio y apoyar el comercio local. El ingeniero Sebastián Muñoz, oriundo de Montelíbano y creador de la aplicación manifesta:

“Desde el comienzo de la pandemia estuve ideando la iniciativa de acuerdo a la situación que estamos viviendo y finalmente fue un regalo para el municipio que busca salvar vidas fortaleciendo la
toma de decisiones en medio de la pandemia”.

A partir del apoyo, orientación y asesoramiento de los doctores Jorge Ospina, gerente de la Fundación Panzenú, y Ernesto Panesso, director científico de la Clínica Regional, la app Montelíbano Seguro orientará y ofrecerá un autodiagnóstico a los usuarios de acuerdo a su sintomatología, al igual que mostrará la probabilidad de riesgo para atender correctamente la situación por parte la Dirección Local de Salud.

“Participamos con asesoría médica, apoyo financiero y análisis para mejorar el desempeño y adaptar la aplicación a la situación local”, aseguró el Dr. Ospina.

A su vez Montelíbano Seguro permitirá conocer las zonas de mayor riesgo de contagio por aglomeraciones, los barrios con mayor número de contagios, realizar un seguimiento de casos positivos previamente registrados, exposición de información de programas sociales, líneas
de atención de entidades de emergencia e información de interés sobre la pandemia.

En el fortalecimiento de la cultura del domicilio, la aplicación mostrará todos los locales comerciales que cumplen con los protocolos de bioseguridad y ofrecen un servicio hasta el hogar de los montelibaneses.

En todo este proceso colaborativo se tiene la esperanza de que los ciudadanos tengan una colaboración activa y aprovechen la herramienta que finalmente guiará la toma de decisiones en salud pública para mantener un Montelíbano seguro.