Desnuda y en avanzado estado de descomposición fue localizado el cadáver de una enfermera barranquillera, identificada como Katherine Paola Jiménez Parra, de 30 años, quien residía en Ecuador y tenía dos días de estar desaparecida.

La mujer fue localizada en una zanja de un terreno baldío de la ciudadela El Dorado, en el kilómetro 5 de la vía Durán-Tambo, cerca de la feria ganadera.

Según reseñó el portal El Universo, la fémina quien había salido de su casa el pasado viernes y no regresó, tenía el cuerpo brutalmente golpeado, las manos quemadas, la cara toda desfigurada y hasta le sacaron los ojos.

Otro medio de comunicación de Ecuador, llamado Extra, reseñó que la víctima estaba en proceso de separación de su esposo Tyro García Espín, a quien había conocido hace seis años por Internet y posteriormente comenzaron a vivir juntos.

En las declaraciones de García Espín, la Policía reseña que el hombre declaró que lo último que le escribió su esposa por WhatsApp fue: “cuando llegue a casa conversamos”.

“El día anterior habíamos tenido un problema. Pero ya estaba todo solucionado. Cuando salí le di un beso en la frente, la abracé, le dije que la amaba y me fui a trabajar”, dijo García Espín, de acuerdo con este medio. “A las 17:23 le escribí para preguntarle dónde estaba, me contestó que apenas saliera del trabajo iba a la casa”.

El hombre indicó que al ver que su esposa no llegaba colocó la denuncia la misma noche. Un día antes habían tenido una discusión, pero aparentemente todo lo habían solucionado la mañana del día en que la enfermera salió a su trabajo y no volvió.

Noticias Caracol conoció de un audio que la enfermera le envió horas antes de su desaparición a una amiga a quien le dice lo siguiente: “No te he contado que estoy buscando alquilar un apartamento porque, de verdad, no soporto verlo. No lo soporto. Lo detesto. Y eso me ha tenido mal. Entonces, yo creo que, si cambio de ambiente, puede ser que me sienta mejor”.

La familia de la enfermera sospecha del esposo como responsable de esta muerte. Aseguran que la relación entre ambos estaba mal y que ya no vivían juntos porque tenían bastantes problemas.

Las autoridades ecuatorianas tienen a García Espín como primer sospechoso en este hecho.

Queda por parte de las autoridades esclarecer qué pasó en este caso tan brutal donde se ensañaron con esta mujer, madre de dos niños.