Atención: como de película, alerta por falla geológica en Medellín

Una falla geológica es una fractura en la corteza terrestre a lo largo de la cual se mueven los bloques rocosos que son separados por ella. Las fallas se producen por esfuerzos tectónicos, incluida la gravedad y empujes horizontales, actuantes en la corteza. 

Desde el pasado mes de junio, las autoridades de Gestión del Riesgo de Medellín atienden un agrietamiento de 130 metros que ha afectado la movilidad en un tramo de la avenida Las Palmas en el barrio El Poblado.

El agrietamiento, ubicado a la altura del hotel Intercontinental, ha producido un cierre de la zona en diferentes oportunidades, para que los funcionarios de la Secretaría de Infraestructura y operarios de EPM pudieran evaluar las condiciones del terreno.

Sin embargo, tras un período de estabilidad, la falla viene presentando movimientos desde hace 15 días, pese a los arreglos que según la alcaldía se han hecho en la zona, según informó la secretaría de Infraestructura Natalia Urrego.

El cruce de quebradas subterráneas por la avenida Las Palmas hace que esta zona sea declarada como de alta vulnerabilidad. De hecho, la Secretaría de Medio Ambiente analizó si la quebrada La Yerbabuena, que pasa muy cerca donde está la falla, era una de las causantes del problema.

“Estamos en máxima alerta. Estamos centrados sobre la quebrada Yerbabuena pues esta, en junio, presentaba un estado regular pero aceptable en su cobertura. Volvimos a recorrerla y la cobertura empeoró en este último mes”, explicó la funcionaria en el consejo de gobierno de este lunes 18 de julio.

En el mismo espacio, la encargada de los temas de infraestructura en Medellín dijo que las consecuencias de la falla geológica estaban identificadas desde 2004, según documentos hallados por esta entidad en su archivo.

Urrego señaló que un trabajo de consultoría hecho en esas fechas por la empresa Inteinsa ya alertaba que se necesitaba atender dichos movimientos. Sin embargo, esto no habría sido atendido por anteriores administraciones.

Finalmente, la funcionaria expresó que, “Nos vamos a concentrar en la quebrada y en desalojar las aguas perdidas que tenemos en ese punto estratégico. Eso nos va a mermar el riesgo, y permitirá redefinir los diseños que desde 2004 se necesitan actualizar”, apuntó.