Las fuertes lluvias que se han estado presentando los últimos días en la ciudad de el Atlántico, han generado el crecimiento de los arroyos y con ellos la amenaza latente de que se lleven consigo todo lo que se anteponga a su paso.

Este 4 de agosto un niño de tan sólo 7 años de edad, se convirtió en una nueva víctima, ya que la corriente de El Salao, en Soledad, se lo llevó en momentos en los que jugaba con su hermana mayor bajo la lluvia. Su cuerpo fue hallado este miércoles en medio de un cúmulo de basura del arroyo conocido como El Platanal.

Autoridades de defensa civil hicieron, que estuvieron a cargo de la búsqueda y rescate del cuerpo, hicieron un llamado a los padres y representantes para que no permitan que sus hijos jueguen en la calle cuando los arroyos están crecidos, pues no es primera vez que sucede un hecho como este.

«Afortunadamente, los arroyos han sido canalizados en gran medida, pero igual es necesario que los padres estén muy pendientes de sus hijos cuando está lloviendo, no los dejen salir ni los dejen jugar cerca de los arroyos para evitar estas tragedias como la que vivimos hoy», aconsejó José Sánchez, en representación de la Defensa Civil en el Atlántico.