Por: Mayerlin Barboza

Los primeros 34 días de 2020, han sido para el departamento de Córdoba, unos de los más sangrientos que se han visto en mucho tiempo. La muerte se ha hecho sentir teniendo como mejor aliada a la violencia, que de manera desmedida a puesto punto y final a la vida de más de 25 ciudadanos, entre ellos hombres, mujeres e incluso de menores de edad.

Aunque no en todos los casos se manejan los mismos móviles, hay un denominador común que sí impera en la mayoría, y es el ajuste de cuentas por enfrentamientos y disputas relacionadas con el control ilícito de determinadas zonas, por parte de organizaciones criminales como el ‘Clan del Golfo’ y ‘Los Caparrapos’, que operan en todo el territorio cordobés.

En otro hechos, los asesinatos han sido movidos por los líos pasionales, riñas, y hostigamiento contra líderes sociales y defensores de los derechos humanos, respecto a lo que la Defensoría del Pueblo emitió la ‘Alerta Temprana de Inminencia’, a través de la cual el pasado 29 de enero, se advirtió que 61 comunidades de Planeta Rica, 30 de San Carlos, 16 de Montería, 21 de Pueblo Nuevo y siete de la Asociación de Cabildos Indígenas Zenú, se encuentran en riesgo por violencia.

Estos datos reafirman que la crisis de inseguridad no se asienta sólo en el sur, sino que se ha expandido por todo el departamento, sobre todo por que se ha conocido la presunta creación de un nuevo frente denominado ‘Bajo Sinú’, el cual estaría integrado por pertenecientes a Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

Las balas no han escatimado en edad o género

Hasta la fecha, se contabilizan según la Policía, 28 homicidios, contados desde el 1 de enero hasta el 3 de febrero de 2020, cuatro menos que en el mismo lapso de tiempo para 2019, lo que quiere decir que se registró una reducción del 13%.

Entre estos hechos hay al menos tres menores de edad, siendo uno de los casos el ocurrido hace poco más de una semana en San José de Uré, cuando un joven de 17 años resultó víctima mortal de una balacera ocurrida posterior al lanzamiento de una granada.

En cuando a las mujeres víctimas, uno de los casos más sonados fue el ocurrido el pasado 12 de enero, cuando sujetos armados dieron muerte a Nadisser Cristy Palencia Narváez (28), en la terraza de su casa, en el municipio Lorica. Sobre esto hecho se conoció que la hoy occiso estaba involucrada con delincuentes de la zona y que la habrían asesinado por ajuste de cuentas.

Un días después de este crimen, las balas resonaron en el corregimiento San Francisco del Rayo en Montelíbano, y fueron disparadas por un par de sicarios que cobraron la vida de Jorge Luis Bettancour Ortega, quien fuera en vida líder social de la localidad.

Clamor ciudadano

Ante esta situación, los cordobeses claman a las autoridades se afronte la ola de inseguridad, pues a pesar de que se han implementado los pie de fuerza, se han dispuesto operativos y se han desarrollado varios Consejos de Seguridad para evaluar el escenario, la violencia se ha convertido en una bomba de tiempo que está sembrando la zozobra y un terror inminente.